martes, noviembre 20, 2007

Cajas negras

No estoy seguro, pero me gusta pensar que somos todos distintos. Me fascina ver como las personas son cajas negras en las que entra un montón de información que es procesada y devuelven una respuesta que a su vez transforma ligeramente la misteriosa forma en que se procesa la información dentro de la caja.
Hay modelos más o menos consensuados de esas cajas y muchas personas que se dedican a estudiarlas: publicistas, psicólogos, sociologos, charlatanes... Pero nunca dan del todo con la tecla, lo cual apoya mi hipótesis de que no somos todos iguales. Cualquier persona te puede sorprender si sabes darte cuenta.

2 comentarios:

Tania dijo...

Lo bonito es que tu quieras ser sorprendido.:)
Besos.

Sara dijo...

La duda es el motor del pensamiento crítico.

Mejor, por lo tanto dudar de que la gente es toda igual. Nos gusta tanto parecernos al grupo en el que estamos, que a veces tendemos a disfrazarnos de grupo.

Dudar del disfraz es saber conocer.