martes, septiembre 11, 2007

Injusticia de género

Hoy he visto a una chica en el trabajo a la que le ha florecido la teta derecha. No es broma, lo he visto con mis ojos. Llevaba una camiseta con el siguiente diseño:
LO
VE
Y en el centro de la O de love, colocada circunvalando la teta izquierda, había una flor de trapo (en tres dimensiones) justo a la altura del pezón. No me parece mal, pero todos sabemos el mensaje oculto de este tipo de ornamentos en la vestimenta femenina. No es un canto a la maternidad (la leche que emana del seno femenino). Tampoco es un guiño a la flor-pistola de agua de los payasos. Es un mensaje claro y explicito: MIRAME LAS TETAS.

En estas ocasiones, uno tiende a pensar que es un obseso y que cómo se le pueden ocurrir semejantes cosas y se siente culpable. Pero no, se trata de una rotunda realidad externa al subjetivismo de la testosterona: A las tías en realidad les gusta que les miremos las tetas.
No me maliterpreten, no escribo esto a modo de denuncia hacia la exaltación de la sexualidad femenina, que me parece algo sano y estupendo. Lo que me fastidian es que luego te vengan con la cantinela de que somos unos guarros. NO. Las primeras en atacar son siempre ellas (como ya dijo Torrente, en su personal estilo casposo y soez: "es que las visten como putas").

Por supuesto, no me baso en una sola observación para escribir este manifiesto. ¿Quien no ha visto pantalones vaqueros a los que parece que se les ha arrancado un bolsillo del culo y queda la marca?. El fundamento lógico de esta moda es:

El tío ve que algo raro pasa en el bolsillo derecho del trasero de una chica

Se percata de que falta y que queda la marca

Mientras reflexiona en esta incongruencia...

se da cuenta de que esa marca está en una nalga femenina

...Imaginación...


EXCITACIÓN SEXUAL
(o no, según anatomía)

Hay casos mas evidentes como las chicas que directamente llevan algo escrito en el culo, pero estas tendencias suelen ser más de chica basta (como la novia de un cani) porque es demasiado explicito.

Nunca debe ser demasiado explícito, ¡si no, eres una golfa!.

Se podría decir incluso que prácticamente todo lo que rodea a la estética femenina está altamente relacionada con el sexo:
  • Los tacones: Aumentan la lordosis.
  • El maquillaje: Simula la excitación sexual (ejemplos: coloretes, lapiz de labios).
  • La ropa ceñida: Pues eso, es ceñida.
  • Los sujetadores tipo wonderbra, el escote, etc, etc.
En el caso de los tíos no se me ocurre ninguna ropa que ensalce los atributos sexuales del macho, salvo la del mundo gay y del toreo.

En fin, reitero que no condeno esta práctica, que de hecho me parece maravillosa, necesaria e intrínseca a nuestra especie (en otras el que se exhibe es el macho, por ejemplo la mayoría de los pájaros). Más bien reivindico cierta coherencia en las mujeres, que luego esta chica no vaya por ahí diciendo "no me mires a las tetas que la cara la tengo arriba". ¡Pues no te pongas flores en las tetas!, ¿no?.

MANIFIESTO

Mujeres: Aquí y ahora os insto a que seais coherentes y asumais que os gusta despertar la líbido de los hombres. No es nada malo ni vergonzante, es algo fantástico y natural. Y por supuesto no es razón para que nadie se sienta culpable, ni vosotras ni NOSOTROS. ¿Ok?.

8 comentarios:

Tania dijo...

Manifiesto femenino:

-por supuesto que nos gusta provocar, uno: porque es antropologicamente una actitud necesaria; dos:porque tenemos en nuestro inconsciente colectivo grabado lo de "la excitacion de los hombres es puramente visual".
- no todas las mujeres somos incoherentes, a mi personalmente me divierten esos juegos de seduccion, me hacen recordar a los perros de paulov...jajajaja, es broma.
Saludillos

Abril dijo...

Hola, qué tal? He llegado a tu blog por el libro de Matilda de Roald Dahl (me encanta) y me ha gustado (el blog).

En parte estoy de acuerdo y en parte no. Hay muchas chicas que, efectivamente, se visten como putas (con perdón a estas últimas y sin ánimo de ofender), vamos, que parecen ganado, vendiéndose. Vamos, que se visten así para que las miren. Y luego dicen: qué guarros son. Hipocresía total.
Yo, por ejemplo, muchas veces no me pongo un escote para que me miren pero sí lo hacen, insistentemente, y tengo que decir que hay días que he llegado muy mosqueada a mi casa con el asunto. Lo mismo con las faldas cortas.

Bueno, pues eso :p

Un beso! :*

Pisaverde dijo...

Que bien! Da gusto sembrar un poco de polémica para que te comenten en el blog.
Lo haré más para aumentar mi autoestima (¿Que pasa? Todo el mundo se vende).
Tania: Has dado con la clave. La excitación de los hombres es puramente visual. Eso tiene un significado biológico, el hombre solo tiene que llegar y plantar su semillita. La excitación de la mujer es mucho más compleja, ya que a ella es a la que le tocan 9 meses de embarazo, 1 año de lactancia y 10 de dependencia absoluta (digamos que se tiene que poner más exigente con qué genes busca).

Abril: No encuentro el dato en internet, pero te aseguro que compartimos el 90% de nuestros genes con el ganado. Capas de evolución cultural modulan nuestro comportamiento sexual, pero los principios son los mismos.

Sara dijo...

A ver... mi opinión es la siguiente:
- La ropa que venden ultimamente promueve los escotes, los taconazos y toda esa mierda que nos hace parecer mujeres objeto.

- ¿Nos gusta provocar? Depende.
No somos un todo generalizado que se pueda abarcar así, al igual que resulta injusto generalizar con los hombres.
Un pequeño matiz: si es cierto que cuando te pones un escote pasas una noche en la que puedes sentirte un tanto observada.
A mi personalmente no me gusta, pero reconozco que resulta divertido decir que no a los pelmazos que dan la tabarra.
Hay dias que te apetece ir guapa, vamos, pero no te apetece que te mire todo cristo.

(Por cierto, la variable pechonalidad cuenta: curiosamente las camisetas que venden con escote son para escuchimizadas...
La verdad es que tratan de promocionar un modelo de tía flaca con tetas que no es precisamente proporcionado. Qué dirían los griegos si levantaran la cabeza...jjjjjjj

Concluyendo: nos gusta atraer pero no provocar.
Atraer a los tipos interesantes, pero no a los babosos, que conste.

Saludos. Me gustó tu blog, está chulo.

Pisaverde dijo...

Hola Sara, ¿qué tal?.
Con los hombres sí se puede generalizar en una cosa: Independientemente de su religión, su estado civil o su nivel cultural, el hombre lleva la palabra SEXO escrita en la frente. Es así. Es nuestra naturaleza y todo el mundo lo sabe.

Aunque no conozco tanto a las mujeres, me voy a permitir generalizar una cosa: Independientemente de su religión, estado civil o su nivel cultural, las mujeres conocen este hecho y con mayor o menor consciencia, en mayor o menor medida, con uno u otro estilo, lo utilizan. Es así. Es su naturaleza y todo el mundo lo sabe. Pero muchas de ellas (~60%) no lo reconocen.

Un dato. Volviendo de lo que dice Tania "la excitacion de los hombres es puramente visual"… Imaginate que te llamas Brp y eres un marciano asexuado cuya nave se avería y cae en cualquier punto de Europa. Lo primero que notaríais entre sexos es que las mujeres pueden comunicar muchísima más información visual que nosotros. Tienen para elegir entre miles de ropas de diferente textura, tamaño y forma, se cuelgan cosas de las orejas, cuello, muñecas, dedos, últimamente ombligo, se pintan la cara de colores, se cambian el color del pelo…
Los hombres, por lo general, te parecen mucho más insulsos. La mayoría de los tíos que verías: Pantalones o pantalones. Camisa, polo o camiseta. Deportivas o zapatos. Alguno se pone un pendiente (<5%), otros un anillo (<3%), otros (yo) pulserita (<10%).

¿No es evidente?. Me parece etológicamente muy misterioso esa negativa a reconocerlo... ¡Que no pasa nada, joer!, que vivimos en el siglo XXI.

Pisaverde dijo...

Quizás el comentario anterior parezca un poco agresivo. Nada más lejos de mi intención, ok?

Un beso.

Sara dijo...

Hola Pisaverde ¿qué tal?

No, no tranqui, lo entiendo. Lo has argumentado de p.m.

Los hombres no suelen ir muy decorados (ni que fuéramos nosotras la casa ideal del ikea)ni se arreglan mucho, y si te soy sincera, los escotes no nos atraen a nosotras en absoluto...
Lo de que la excitación masculina es visual siempre tiene un ligero inconveniente, que me hace dudar sobre su generalización:

¿Los ciegos no se excitan?

También dicen que las mujeres nos dejamos llevar más por el oido (las voces masculinas pueden ser muy muy erógenas o hacer que no desees para nada estar con alguien)

¿las sordas no tienen atracción sexual?
¿no estaremos confundiendo un factor de la atracción sexual con toda la atracción sexual?

¿si me arreglo más siempre voy a ligar más? ¿y después qué, ya no hago nada?

¿donde quedan esas otras cosas que nos influyen individualmente?

Siento que este post sea tan largo. Tiene mucho tema esto...

Pisaverde dijo...

Ajajaja!

Estupendo! Muy buenos argumentos los tuyos también.
Lo de los ciegos y las sordas me ha encantado, sería curioso estar en su piel.
La verdad es que debo decir que en este post básicamente lo que he querido es provocar y, joer!, no me ha ido nada mal.
La verdad es que las razones que he dado son terriblemente deterministas y no se reflejan ni mucho menos en la realidad. Lo que pasa es que nunca está demás recordar que el hombre (como especie) es al fin y al cabo un animal más (pero con más cerebro).
Desde mi experiencia personal, he de decir que las cosas ni mucho menos son así. Una cosa es la atracción primera que te produce una persona y otra es la curiosidad, complicidad y admiración que puedes llegar a sentir (normalmente al estar apenas unas horas hablando) cuando esa persona es la adecuada. Pero eso ya no se llama atracción sexual, no? Curiosamente ahí está el toque humano. Ahí es donde se complica tanto la cosa que es impredecible quién va a sentir eso y con quién y cuales van a ser los efectos.