jueves, marzo 10, 2005

Critica Cinematograficoide

Ayer fui a ver La casa de las dagas voladoras y me pareció un pelín mala en comparación con Hero. Esta gente se cree que con el rollo poestico-místico oriental, te pueden meter cualquier bacalá, pero no me lo trago, señora. Mira que yo soy un enamorado de Zhang Ziyi (como todo ser humano dotado de sensibilidad),
pues acabé hartandome de ella, se pasa toda la película poniendo morritos y luego cortandole el punto a sus pretendientes (así que no se puede sustituir dagas por bragas en el título de la peli, como alguien insinuó mientras empezaba). El guión es demasiado retorcido, hasta el punto en que empiezas a no creerte ni un pimiento. Cómo decía antes, con el rollo místico oriental no me importa que la gente medio vuele, porque queda muy guay, pero en esta peli se cuelan. Por ejemplo: un tipo se tira media película con una daga clavada en la espalda a la altura del pulmón y da igual, sigue haciendo su vida normal (y no se quita la daga), porque como es un guerrero chino, esas cosas no le afectan. Sin embargo, a los malos les das una colleja y caen muertos al suelo.
Eso sí, la fotografía y la música impecables, aunque nunca al nivel de Hero (anterior peli del director). Las peleitas bien, aunque un poco repetidas y demasiado fantasmosas a veces.

Zhang Ziyi, si lees esto, perdóname mi amor, pero la sinceridad está por encima de mi devoción a tu persona. Por favor, cásate conmigo y llenemos este mundo de niños cabezones con los ojos rasgados (lo de cabezones es por el padre, claro).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

pensaba verla pero ya no se me la has destripao

pacita dijo...

ese dia era mi cumple luisito!!! pero tu preferiste a la Zhang esa. no lo entiendo.